miércoles, 18 de noviembre de 2009

El Presente Continuo.


Ahora que pareciera que las cosas se derrumbaron y que mis sentidos se encuentran colapsados, es hora de aprender cosas nuevas, es hora de no detenerme a pensar en lo que nunca fue, es hora de pensar en lo que es ahora, por que nadie forja su futuro sin vivir el presente, porque nadie anhela sin soñar despierto, porque me debo aquel respeto que aquel en quien creí no me tiene, porque continuar puede pesar, pero correr en la carrera de la vida es mas emocionante que detenerte a verla pasar.


Apenas anoche desorbite mis sentidos y toque el mas puro sentido de humillación, porque no se trata de como me traten, se trata de saber como dejar que me traten, por que hay cosas maravillosas en que gastar mi vida, porque hay gente maravillosa en mi entorno, y porque no debo dejar que un simple enamoramiento detenga mi brazos cuando estos quieren extenderse y volar en el asfalto.


La Soledad parece mala pero la intranquilidad que te brinda un corazón destrozado como el suyo lo es más, el yugo del rencor que no lo deja continuar el sendero estrecho entre el odio y el olvido, cuando perdonar es tán fácil como recordar, y, perdonar y recordar le pertenecen a nuestro muy amigo enriquecedor de carácter, el pasado, aquel amigo que nos ha limitado a vivir en "el ahora", es tan importante como el futuro, mas no indispensable como el presente.


hoy decido ser una mejor persona, no por ti, ni por ella, ni por él, si no por mi propio bienestar, después de muchas lágrimas lloradas, después de muchos desplantes, después de muchas risas y después de muchas charlas, después de muchos tonos de teléfono llamando, después de muchos correos, después de muchas esperanzas, ¿es hora de dejar de preguntar? perdón. Es hora de dejar de Preguntar y punto.