martes, 2 de junio de 2009

Sequía en mi Corazón


Tantos y tantos sentimientos, la sensación de perdida, de batallas derrotadas, de añoranza, esa extraña sensación de un mundo derrumbado, ese vacio, ¿como llenar de sequia mis ojos que emanan tormentas heladas? siempre deseando querer mas, mas amor, mas disculpas, ¿cuando la debilidad de otros fortalecen las ganas de morir? Es duro despertar y darte cuenta de la realidad, la sensación matutina que con frio te saca las lagrimas y te preguntas ¿De verdad no pensará ni un segundo en mi? ¿Como puedo hacer que vuelva? ¿Por que lo necesito tanto? ¿lo único que me dejo fue una cuenta enorme de telefono? ¿Por que no me llama?


Son deseos que jamas se cumpliran, son intentos de buscar razones para continuar, mil veces lo he logrado, mil veces me han derrotado, mil veces me cai, en ninguna me han levantado. Dices: "Mi alma esta dañada" ¿no es el equivalente de una relación las medidas necesarias para curar las heridas del pasado?, dices: "Mi cuerpo esta cansado" ¿Y que hay de lo que siento, este dolor, mi amigo dice que es una droga que el mismo cuerpo libera, entonces me pregunto ¿El amor en si no existe?


Crei encontrarlo, como todas aquellas veces, mis sentidos se niegan a olvidarte y mi cuerpo se congela en lo que tuvo meses atras, aquellas palabras que decimos no existen, entonces, ¿Por que decimos te extraño, te amo, me encantas, me tienes loco? nada es cierto, si a final de cuentas no somos mas que basura espacial compartiendo momentos fortuitos en un espacio incierto que solemnemente se arruga y se hace mas pequeño, hasta que solo quedas tú.


Desearia que volviera esa sensación de seguridad, pero no vendrá mas, desearia que volvieran tu palabras en el auricular, pero no lo haran mas, desearia sentirte en el lado derecho de mi cama y compartir mi almohada, pero no pasará jamas, desearia borrar el tiempo atras, pero nunca se irá, desearia gastar mis dias olvidandote... no lo lograré, en realidad ¿Jamas te olvidaré?


Debo secar el llanto y mirar el futuro como te veo a ti, incierto, lleno de dudas, lleno de olvido, solo me cuestiono, ¿Por que me despresiaste de ese modo y... por que quiero que regreses?

.

.

.

.

.

.

.

.